2011年2月17日木曜日

Agend'Ars 4


Una nube atraviesa la noche en silencio
En el campo las fieras exponen sus albos huesos
¿Viste? con una tristeza impensable
Anda una monja evitando las aldeas
La luz platea y agudeza las puntas de las hojas
Y el agua, como siempre, refresca las mejillas
¿Pasando por aquí, para dónde irá ella?
Junto al soto de bambúes, me quedo de pie
Y dirigiéndome a un murciélago taciturno, digo “Fruta”
Mira, de aquí ella rodeará la falda de la montaña,
En el camino, desnudándose de las edades,
Recogiendo los pájaros aplastados,
Uniendo sus alas,
Y con éstas cubre sus hombros y se encorva
Apuntando a la altura exactamente la doble del pico de la montaña negra y erguida
Ella intenta pronto un vuelo elegante.

(Una traducción tentativa por Eiko Minami)